Bárbara: "Aprovechar el tiempo y las oportunidades para aprender"

18 dic, 2019 - 5 min


A sus 13 años, Bárbara ha tenido que abandonar el colegio pese a ser la estudiante número uno de su clase, escapar de la tierra que la vio nacer sin despedirse de sus amistades y migrar por tres países en menos de seis meses.

A pesar de la difícil situación, Bárbara, se siente afortunada por estar junto a las personas que ama sus padres, Richard y Ayary; sus hermanos, las gemelas Mariel y Mariana (16 años), Abel (6 años), los mellizos Gustavo y Oriana (3 años) y su sobrino Mathias, que tiene 4 meses de nacido.

La familia de Bárbara huyó de Venezuela cuando el dinero ya nos les alcanzaba a sus padres para solventar las necesidades básicas. Vivieron un mes en Colombia y luego tres en Ecuador; sin embargo, su objetivo era llegar a Perú, realizar su trámite migratorio y viajar a Lima para reunirse con su hermana que se encuentra en la capital desde hace un año.

Los padres de Bárbara pensaron que los trámites migratorios se realizarían de manera inmediata, pero cuando llegaron al Centro Binacional de Atención en Frontera (CEBAF) e intentaron pasar por migraciones una larga fila los hizo preocuparse. Ellos se angustiaron al escuchar los comentarios de otros compatriotas venezolanos, ya que, comprendieron que el trámite demoraría al menos un par de días y no sabían en qué lugar pasar la noche.

 “Una señorita de chaleco turquesa se acercó a nosotros y nos orientó respecto a los tramites que debíamos realizar. Luego, nos guío a las casitas donde mis hijos y yo dormimos desde esa noche” menciona Ayary sonriente.

La señorita, a la que se refiere la mamá de Bárbara, es una trabajadora de Plan International, quien se encarga de orientar a los migrantes venezolanos que llegan al CEBAF. Ella les informa sobre los trámites migratorios y los lleva al lugar donde pasarán la noche. Denominados “Espacios Protectores de Descanso Temporal”, estos lugares han sido acondicionados por Plan International con el apoyo de ACNUR, para que los migrantes venezolanos pasen la noche o los días que demoren en realizar su proceso migratorio.

Profesor CEBAF Migracion Venezolana Entornos Seguros

Al día siguiente, salieron de los Espacios Protectores de Descanso Temporal, para continuar con sus trámites y les llamó la atención ver que había niños que se dirigían a una carpa en donde se escuchaba música, así que fueron para allá. Se trataba de “El Plan de la Alegría” un espacio seguro implementado por Plan International y UNICEF, para que niñas y niños, menores de 17 años, jueguen, aprendan y reciban apoyo socioemocional mientras sus padres realizan trámites migratorios; ejerciendo así su derecho al juego, recreación y esparcimiento.

“Encontrar un lugar acogedor en el que puedo dejar a mis hijos con la confianza de que están seguros, mientras mi esposo y yo realizamos los trámites, es una bendición. Además, les entregan frutas y agua como parte del refrigerio y un kit a cada uno que contiene 3 pares de medias y 3 pantaletas (ropa interior) que son de gran ayuda porque son prendas de uso diario” menciona la mamá de Bárbara.

 

CUMPLIENDO AÑOS EN LA FRONTERA

Cumpleaños Venezolanos CEBAF

Han pasado tres meses desde que la familia de Bárbara llegó al CEBAF. El hijo de Mariana, Mathias, tenía 22 días de nacido, Abel cumplió 6 años el 25 de octubre y los mellizos, Gustavo y Oriana, cumplieron 3 años el 27 de noviembre y todos celebraron su cumpleaños en “El Plan de la Alegría”.  

Los integrantes del proyecto, “Niñez sin Fronteras" de Plan International, al ver que los niños cumplían años estando en el CEBAF, tuvieron la iniciativa y se organizaron para celebrar los cumpleaños del mes, de esta manera, en medio de la difícil situación, esa fecha tan especial no pasaría desapercibida.

“Fue emocionante participar en la celebración, ver tanta felicidad en mis hijos me contagio a mí también”, dice Ayary.

“Bailamos, jugamos y cantamos el cumpleaños al estilo peruano y después venezolano, fue muy divertido", comenta Bárbara.

 

CUANDO UN AMIGO SE VA

Amigos Venezolanos Niñas

 

Cuando Bárbara llegó al “Plan de la Alegría” solo jugaba con sus hermanos y hermanas, pensando que así sería mientras estén allí. Sin embargo, al pasar los días, tras participar en las sesiones realizadas por los facilitadores, ella, iba conociendo a otros niños y niñas con las que compartía el mismo anhelo de poder ingresar al país de manera regular para poder estudiar. Es así como conoció a Roswell, un niño que como ella se dirigía a la capital.

 

“Cuando el primer amiguito se fue todos los niños sentimos que la mitad del corazón se fue con él, llevábamos mes y medio cuando a él y a su familia les salió el refugio, me puse a llorar con otras niñas, y nos abrazamos fuerte, al día siguiente otra niña se fue, y así se han ido varios niños y niñas y yo me sigo quedando”, menciona Bárbara.

 

APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES PARA APRENDER

Titeres Migrantes Venezolanos Venezolana CEBAF Niñas

“No hay un solo día que no venga al Plan de la Alegría, aquí me divierto y aprendo cosas cada día, me gustan las sesiones de títeres porque los maestros presentan una historia y siempre nos dan un mensaje que nos permite reflexionar sobre las cosas que estamos haciendo. Luego, formamos grupos para crear nuestra propia historia y la contamos con los títeres, todas las historias son divertidas", menciona Bárbara, quien además aprendió a tocar algunas melodías en las sesiones de música “yo no sabía tocar piano, y el profesor Marlon nos enseñó, el primer día que el profesor dijo que iba a enseñar yo me sentía apenada porque no sabía nada, pero él me enseño y ahora ya sé las notas musicales y puedo tocar la canción del Happy birthday, La lechuza, El campanero y El Himno de la alegría”.

 

UN DESEO DE NAVIDAD

Migrante7

El 13 de diciembre, dentro de las actividades que dan inicio a una Navidad Intercultural dentro del CEBAF, se realizó el encendido de luces navideñas en el Plan de la Alegría. La gran protagonista de este evento fue Bárbara, quien expresó su deseo de navidad mediante una carta al niño Dios. En ella, pedía por sus compatriotas venezolanos y por una vida feliz en Perú junto a su familia. También cantó y encanto a los presentes entonando villancicos junto al coro, de niños y niñas, que participan en las sesiones de música.

La familia de Bárbara sigue esperando en el CEBAF. Su estadía, en el lugar, les ha permitido conocer a personas peruanas que, según manifiesta su mamá, le han ofrecido trabajo cuando consiga su ingreso regular; por ello, han cambiado sus planes de ir a Lima y ahora piensan radicar en Tumbes.

Bárbara, no sabe cuándo llegará el momento de partir “mi corazón me dice que es pronto, y aunque eso es lo que deseo, no va a ser fácil, extrañare a los profesores, amigos y al Plan de la Alegría”, lo comenta mientras termina de armar el cubo rubik con el que estuvo jugando durante nuestra conversación.

Navidad Encendido Luces Entornos Seguros Venezuela Migracion Movilizacion Humana Niñez Niñas NIños