Celebremos el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

19 nov, 2020 - 5 min


Compartir facebook twitter linkedin whatsapp messenger

Ante la necesidad de garantizarles, a niñas y mujeres, una vida libre de violencia, en 1999 la Organización de las Naciones Unidas -ONU- declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. Esta fecha se dio como resultado de décadas de luchas que hoy continúan vigentes y que no pararán hasta que todas las mujeres y niñas puedan vivir en paz y sin miedo.

 

Y es que, contrario a lo que muchos piensan, la violencia contra la mujer se manifiesta de forma física, sexual y psicológica. Aquí podemos hablar de: 

 

  • La violencia causada por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio).
  • La violencia sexual y el acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, matrimonio infantil, acecho, acoso callejero y cibernético).
  • La esclavitud y la mutilación genital. 

 

Bajo este panorama, es claro que la violencia contra la mujer es una de las violaciones de derechos humanos más persistentes en el mundo. ¿Por qué? Por la impunidad que gozan los perpetradores, así como el silencio y los prejuicios a los que se enfrentan las víctimas. 

¿Por qué surgió el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer?

 

Si bien es cierto que esta fecha fue reconocida por la ONU en 1999, la historia asevera que en 1981 se habló del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá, Colombia. Este hecho surgió como conmemoración al asesinato de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, tres hermanas activistas de la resistencia contra la dictadura de Rafael Trujillo en Santo Domingo.

 

Como consecuencia del asesinato de estas dominicanas, la problemática de los derechos de la mujer y los desafíos que tienden a enfrentar en los diferentes ámbitos de sus vidas, empezó a ser más visible. En 1985, la Asamblea General de la ONU abordó por primera vez el tema de la violencia en el hogar y en ese mismo año, la Organización de los Estados Americanos (OEA), aprobó un plan de acción para combatirlo. 

 

Cinco años después se aprobaron las Conclusiones y Recomendaciones de la Consulta Interamericana sobre Mujer y Violencia. Y fue en 1993 cuando la ONU reconoció oficialmente que los derechos de la mujer representan un problema de derechos humanos, que debía ser atendido en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

 

En esta declaración se define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

 

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer informacion

 

Pero la historia no termina allí. Estos son otros hechos que deben ser rescatados en el marco de la celebración del 25 de noviembre.   

 

  • Durante el XXIV Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA, se adoptó la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.
  • En 1995, durante la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, se ratificó que la violencia contra la mujer es un obstáculo para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz.
  • En Perú se creó la primera Comisaría de Mujeres en 1988 y en 2001 el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual.

Datos alarmantes de violencia contra la mujer 

 

De acuerdo con cifras entregadas por la ONU, una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sufrido de violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental. Hoy, casi 40 años después de crearse el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, todavía hay mucho por hacer. 

 

  • Solo el 52% de las mujeres que viven en pareja pueden decidir libremente sobre su sexualidad, el uso de anticonceptivos y su salud sexual.
  • Casi 750 millones de mujeres y niñas se han casado antes de los 18 años.
  • 200 millones de niñas han sido sometidas a la mutilación femenina.
  • Durante 2017, una de cada dos mujeres asesinadas fueron víctimas de su pareja sentimental o de un miembro de su familia. 
  • El 71% de las víctimas de trata de personas en el mundo son mujeres y niñas que, en la mayoría de los caso, también son explotadas sexualmente.
  • La violencia contra la mujer es una causa de muerte e incapacidad tan grave como el cáncer.

¿Qué se está haciendo en Perú para combatir este tipo de violencia?

 Día internacional de la no violencia contra la mujer peru

 

¿Sabías que Lima es la quinta ciudad más peligrosa para las mujeres a nivel mundial? Ante este panorama, y otras alarmantes cifras regionales, Plan International Perú trabaja para transformar el mundo de la niñez promoviendo los derechos, la igualdad y la disminución de la violencia en niñas y mujeres jóvenes. 

 

Débora Cobar, Directora Regional a.i. para la Oficina de Plan International para Latinoamérica y El Caribe, asegura que la ONG promueve una política en contra del acoso, el bullying y la discriminación para propiciar un ambiente de respeto y equidad. “Pese a que las niñas y los niños tienen los mismos derechos, no son capaces de ejercerlos igualmente. Muchas violaciones de los derechos de las niñas tienen sus raíces en la desigualdad basada en el género, la exclusión y la injusticia”, agrega. 

 

Es así como las acciones de la organización resultan muy importantes, pues las cifras registradas, solamente en la capital, son alarmantes: el 97% de las adolescentes no se sienten seguras en los espacios públicos y casi 14 mil niñas y adolescentes han sido víctimas de violación sexual en los últimos 6 años. Plan International, entonces, desarrolla programas que promueven el empoderamiento y el liderazgo de las niñas y adolescentes.

 

Como puedes ver, para ponerle fin a la violencia contra la mujer todavía tenemos un camino por recorrer. Empecemos por trabajar en planes de prevención, protección y empoderamiento femenino, y educar a nuestros niños y niñas para que crezcan en ambientes seguros, respetando y valorando a sus semejantes. 

 

Las mujeres y niñas del Perú merecen vivir tranquilas y desarrollar una vida libre de violencia. Con tu aporte puedes contribuir para que cada vez más niñas sean capaces de decidir sobre su futuro en un espacio libre de violencia y acoso sexual. ¡Mejorar el mundo en que vivimos es trabajo de todos!

 

 

 

* Las fotografías usadas en esta nota muestran niñas y niños beneficiarios de proyectos de Plan International, cuentan con autorización para su uso y no se debe deducir que se trate de víctimas de algún tipo de violencia y/o abuso. 

Compartir facebook twitter linkedin whatsapp messenger

TAGS