Acoso sexual en niñas: un delito en aumento



Compartir facebook twitter linkedin whatsapp messenger

Vigilancia, persecución, asedio, búsqueda de contacto sin consentimiento. Palabras fuertes, ¿no? Todas están relacionadas con el acoso sexual en niñas, niños y adolescentes que se vive en el país y que sigue siendo una de las formas más comunes de violencia.

 

El acoso a niñas y el hostigamiento es una conducta física o verbal, que puede manifestarse en el plano físico o digital. Busca imponer conductas de carácter sexual indeseadas, afectando los derechos fundamentales de la persona agraviada.

 

¿Cómo actúan los acosadores?

 

Identificar el accionar de estas personas es clave en la prevención y apoyo a adolescentes frente a este delito. Según Óscar Calero, Coordinador técnico nacional de protección y salvaguarda de Plan International, “los acosadores que se dirigen a niños, niñas y adolescentes tienen un patrón que se repite. Por lo general buscan un acercamiento para establecer un vínculo, tratar de congraciarse y ganar confianza. Es muy probable que se aprovechen de algún tipo de necesidad emocional que tenga la víctima”.

 

Los que cometen las agresiones sexuales tienden a ser complacientes, para luego pasar a una etapa de control que se manifiesta de diversas maneras: amenazas o la transferencia de la culpabilidad. En el plano virtual, el accionar más común de los perpetradores es captar a las víctimas a través de espacios donde interactúan niños, niñas y adolescentes, suplantando identidades. Esto lo hacen en juegos en línea, redes sociales, grupos, salas de chat, entre otros espacios.

 

Acoso sexual en adolescentes

 

Formas de hostigamiento en la red 

 

El reciente estudio de Plan International ¿Libres para estar en línea?, realizado en 22 países, reveló que al menos 1 de cada 4 adolescentes ha sido víctima de acoso en línea. Además, confirmó que el hostigamiento se da desde los 8 años y el pico más alto se sufre entre los 12 y 18 años. 

 

Asimismo, la investigación explicó que las consecuencias que trae este delito son fatales: 1 de cada 5 niñas queda sintiéndose insegura, 39% de ellas pierde su autoestima y al menos el 38% se sienten estresadas constantemente.


Aprende a identificar estos ejemplos de formas de violencia y acoso sexual en niñas, niños y acoso sexual en la adolescencia en línea:

 

  • Ciberacecho: acto repetitivo para generar miedo, acechar y acosar a la víctima.

  • Sextorsión: forma de explotación sexual en la que se amenaza a la víctima con divulgar material privado en la red para ejercer control sobre ella.

  • Grooming: serie de acciones de un adulto en línea para ganarse la confianza de un menor de edad y así, abusar sexualmente.

  • Doxing: práctica que busca publicar información privada con el fin de intimidar, amenazar o humillar.

  • Sexting no consensuado: consiste en tomar imágenes o videos de carácter sexual de otra persona sin su consentimiento. Esto lo hacen con el propósito de amenazar, humillar u obtener algún beneficio.

 

Acoso sexual callejero (ASC)

 

Son esas acciones perturbadoras con una connotación sexual realizadas en la calle o en el transporte público. Según el Instituto de Opinión Pública (IOP) de la PUCP, 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas a nivel nacional y 9 en Lima Metropolitana.

Lo más alarmante de la situación es que los agresores, ven esto como algo “normal” y hasta “aceptable”, porque su deseo sexual es muy fuerte e incontrolable y necesitan satisfacerlo. Por lo tanto, no son responsables, mucho menos si, según ellos, son incitados por el alcohol o por las mismas mujeres (por cómo se visten o por salir de noche sin compañía). 

 

“Estoy cansada. El acoso callejero me afecta muchísimo. ¿Es posible que no se den cuenta de que sus ‘piropos’ nos hacen daño? Estoy comenzando a tener miedo de salir de casa”.  Niña de 16 años, Lima. 

 

El estudio Free To be Lima, creado a partir de una plataforma lanzada en 5 ciudades del mundo donde se permitía a las personas señalar en un mapa de la ciudad los lugares seguros e inseguros, expusó que la capital peruana cuenta con 89% de puntos inseguros vs 11% de puntos seguros, y que el 84% de los comentarios dejados sobre los puntos negativos se refirieron al acoso sexual. 

 

Frente a esta situación, 37% de las participantes están acostumbradas a que esto suceda; 39% ahora evitan ir a ese lugar solas; 14% nunca regresaron al punto; y 29 niñas/jóvenes dejaron de estudiar o trabajar (2%).  Sumado a lo anterior, solo el 10% de las participantes reportaron a autoridades y en 8 de cada 10 casos reportados las autoridades no hicieron nada. 

 

Otro dato que vale la pena mencionar es que de acuerdo al estudio Acosadas y acusadas: Comprensión de las normas de género que sustentan la práctica de culpabilizar a las víctimas de abuso sexual, realizado por Plan International entre julio y setiembre de 2020 en los distritos de Carabayllo y Cercado de Lima, el 95% de los representantes de gobierno y operadores de servicio encuestados, piensa que hay más casos de acoso sexual callejero de los que realmente son denunciados. 

 

Sin embargo, 55% de ellos piensa que el testimonio de la víctima no es suficiente para sancionar este delito. Como consecuencia, las adolescentes sufren calladas por culpa, vergüenza o miedo, ya que sus denuncias no son recibidas.

 

¿Qué hacer ante este tipo de situaciones?

 

 

El acoso sexual el línea y el acoso sexual callejero son subtipos de violencia que, si bien tienen bases parecidas, sus estructuras son distintas porque los espacios en donde ocurren son diferentes.

 

En el Perú, el acoso sexual es un delito que se encuentra descrito en el artículo 176-B del Código Penal. Asimismo, en el Decreto Legislativo 1410, artículo 176 B que incorpora el delito de acoso, acoso sexual, chantaje sexual y difusión de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual al Código Penal y modifica el procedimiento de sanción del hostigamiento sexual. 

 

  • Acoso sexual en línea

Si se es víctima de este tipo de violencia, es fundamental conservar evidencia, no responder a los mensajes del acosador, reportar y denunciar. 

 

“Tenemos que aprender a colocar filtros en nuestras redes para que solamente las personas de nuestra entera confianza puedan acceder a nuestra información personal. Los padres deben cerrar las brechas de comunicación, ayudar a sus hijas e hijos a reconocer situaciones de riesgo, no tener acciones condenatorias, sino de apertura”, recomienda Calero.

 

  • Acoso sexual callejero (ASC)

Para esta forma de violencia en espacios públicos, la Ley que cobija a las víctimas es la 30314. En estos casos se recomienda hacer la denuncia incluso si no se tiene evidencia, ya que la Ley indica que todas las comisarías y juzgados de familia están en la obligación de acoger cualquier denuncia de este tipo. También lo deben hacer si vienen de menores de edad que asisten solas, basta con su testimonio.

 

Al mismo tiempo, se recomienda acudir a los Centro Emergencia Mujeres, lugares espcializados en recoger denuncias de violencia sexual. Y si la víctima necesita algo adicional, también se puede comunicar a la línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, MIMP. 

 

Acoso sexual en niñas peru

 

¿Cómo ayuda Plan International?

 

Teniendo en cuenta el alto índice de violencia y acoso que se vive en nuestro país, donde se estima que casi 14 mil niñas han sido víctimas de violación sexual en los últimos seis años, Plan International ha desarrollado el proyecto Ciudades Seguras para Niñas. 

 

Su objetivo consiste en construir ciudades sanas, responsables e inclusivas para que las niñas se puedan desarrollar libres de violencia. También busca promover el empoderamiento y liderazgo de las adolescentes para la recuperación de espacios y transportes públicos seguros. Además, impulsa el activismo autónomo de sus adolescentes participantes, con dos organizaciones juveniles nacidas a raíz del proceso de empoderamiento, realizando acciones contra la violencia de género desde diferentes espacios y redes de influencia.

 

La ONG también plantea acciones para que las posibles víctimas puedan reconocer los signos de acoso y saber qué deben hacer para frenar estas situaciones. Sumado a esto, se dedica a fortalecer la capacidad de madres, padres, maestros y líderes comunitarios para que puedan reconocer y accionar ante este tipo de violencia. Todo esto sin dejar de promover campañas por la libertad en línea y la lucha en contra del hostigamiento.

 

¿Quieres sumarte para ayudar a cambiar esta realidad y proteger a nuestras niñas, niños y adolescentes? Con tu donación podrás participar en la construcción de un entorno libre y seguro en las clases y en la red.




 

 

* Las fotografías usadas en esta nota muestran niñas y niños beneficiarios de proyectos de Plan International, cuentan con autorización para su uso y no se debe deducir que se trate de víctimas de algún tipo de violencia y/o abuso. 

 
Compartir facebook twitter linkedin whatsapp messenger

TAGS