Más de cinco millones de venezolanos han abandonado su país

3 nov, 2020 - 2 min


  • Alrededor del 50% de la niñez venezolana migrante o refugiada en Perú, Ecuador y Colombia no está matriculada en la escuela.
  • Desde que inició la pandemia, el 40% de familias venezolanas en Perú y Colombia aseguran no tener ninguna fuente de ingresos regular.

Estas impactantes cifras fueron expuestas durante el foro “EL FUTURO DE LA NIÑEZ: El impacto del COVID -19, migración y la crisis en Venezuela”, organizado por la ONG PLAN INTERNACIONAL y WORD VISION ante miembros del Consejo Seguridad de las Naciones Unidas y otros gobiernos internacionales en Nueva York.

Hoy hay casi 5.5 millones de venezolanos y venezolanas que han abandonado su país, la mayoría de los cuales se encuentran en la región latinoamericana. Y, desde que inició la pandemia originada por la COVID-19, alrededor de 120.000 personas han retornado a Venezuela, pero se prevé que por cada persona que vuelva a su país, habrá dos más que lo abandonarán.

Se calcula que 1 de cada 4 menores de edad viaja solo o separado de su familia, lo cual lo pone en un estado de vulnerabilidad aún más extremo. La falta de documentación también afecta al subregistro en crímenes de violencia de género y violencia sexual.

Estamos consternadas por los casos de delitos sexuales contra venezolanas fuera de su país, la mayoría de las cuales tiene entre seis y 11 años de edad, seguidas de las adolescentes de 12 a 17 años. Los perpetradores son, generalmente, familiares y conocidos”, señaló Veronique Henry, Directora de País de PLAN INTERNACIONAL, en su exposición ante la ONU en nombre de la sociedad civil.

Esta violación grave de los derechos de las niñas y las mujeres está agravada por la xenofobia contra las mujeres venezolanas y por la pérdida de acceso a medios de vida y trabajos formales a raíz del COVID-19.

Por otro lado, desde que la pandemia empezó, el 40 por ciento de familias venezolanas en Perú y Colombia aseguran no tener ninguna fuente de ingresos regular. Asimismo, se prevé que la proporción de migrantes que solo comieron una vez al día o no comieron el día anterior aumentó en 2,5 veces en comparación con el período anterior.

El COVID-19 y la discriminación también están dificultando a las familias venezolanas el acceso a viviendas seguras. Casi la mitad de las familias en países de acogida aseguran tener miedo a ser desalojados o perder su casa.

“¿Por qué creemos que es necesario hablar sobre esta situación? Porque ellas sufren y seguirán sufriendo, a corto y largo plazo, las consecuencias de esta crisis debido a la violencia de género y sexual. Las seis violaciones graves contra la infancia son la explotación laboral y sexual, discriminación y xenofobia, falta de acceso a puestos de trabajo, a servicios humanitarios, legales y servicios básicos de salud, salud sexual reproductiva, protección, educación y vivienda”, refirió.

Durante los últimos meses se han realizado diversas campañas contra la xenofobia en muchos países por la migración Venezolana. Lo que la mayoría pierde de vista es que el migrante, no es solo aquella persona adulta que lucha contra la corriente, muchas veces uno olvida a los miles de niños que tuvieron que dejar un hogar detrás y luchar como un gigante ante el frío, lo indiferencia, el acoso y la miradas vacáis que lo hacen sentir aún más indefenso.

Por ello, Plan International Perú, este mes de noviembre, promueve la campaña #ÚneteAlCambio para sensibilizar a la comunidad peruana de acogida sobre esta situación.