Otra Pandemia Amenaza a las Niñas



"En tiempos de crisis, las niñas y las mujeres son las víctimas más vulnerables, y lo peor, las más invisibilizadas"

Escrita por: Salvador Madrid

Publicado en: Revista Siempre, El Heraldo - Honduras

17-05-2020

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-Entrevistamos a Verónica Zambrano, una pedagoga con una orientación en Educación Especial y Desarrollo Cognitivo, además de ser experta en derechos de la niñez y adolescencia, educación de calidad e inclusión, programas transformadores de género, mediación pedagógica y modificabilidad cognitiva.

Actualmente es directora de país de Plan International Honduras, una institución que se encuentra, junto a otras que velan por los derechos de las niñas y los niños, en el frente de batalla contra la pandemia del Covid-19, donde enfrentan una realidad que siempre ha sido compleja pero que en este contexto se convierte en voraz y caótica, la vulneración de derechos, ese un monstruo que nunca duerme y que hoy también se mudó a muchos hogares a confinarse bajo el silencio.

¿Cuál es la situación de los derechos de la niñez en esta crisis causada por el Covid-19? 

Hay incertidumbre por la complejidad de una crisis de salud que se transformó en una crisis social y política con consecuencias mundiales, lo que complica dar respuestas con prontitud y efectividad. El Estado ha realizado un esfuerzo, sin embargo, las niñas y los niños no están en el centro de las respuestas a la crisis, sobre todo la niñez que vive en condiciones de pobreza, cárcel, migración o con discapacidad. Plan International Honduras ha hecho un pronunciamiento para que la niñez sea tratada como grupo vulnerable, pues el 20% de los casos de Covid-19 son niñas y niños.

¿Hay avances en los protocolos para asegurar los derechos de la niñez?

La responsabilidad y el liderazgo en estos temas corresponde al Estado. Faltan respuestas integrales y efectivas, con apoyo de la cooperación internacional se debe asegurar el cumplimiento de los mandatos de la Convención Internacional y de la CEDAW.

¿Qué hacer para que el Covid-19 no desenfoque nuestra atención de la niñez?

En tiempos de crisis, las niñas y las mujeres son las víctimas más vulnerables, y lo peor, las más invisibilizadas. Debemos dar respuestas que no olviden que vivimos en una sociedad patriarcal donde existe la violencia basada en género y que nada cambia en el confinamiento.

La violencia es la pandemia dentro de la pandemia. No han disminuido los embarazos adolescentes y las uniones forzadas de las niñas con un adulto. Mas bien todas las investigaciones demuestran que estas cifras crecen en tiempos de emergencia. No se pueden dar respuestas sin considerar esta situación pues se reportan 86 casos diarios de violencia doméstica, cada tres horas una niña da a luz, seguramente por causa de una violación, 75% de los abusos son de niñas menores de 17 años y fueron causados por personas conocidas, por miembros de familia. Esto es lo que sabemos, sin embargo, hay un vacío y un silencio absoluto en el confinamiento.

¿Cuál ha sido la respuesta de Plan International Honduras para ayudar a la niñez?

Hemos duplicado esfuerzos para seguir funcionando en medio de la crisis y para dar una respuesta humanitaria en las áreas de salud, alimentación, protección, educación y medios de subsistencia económica. Nuestra primera respuesta es llevar kits de alimentos e higiene con información para prevenir la pandemia a 33,000 familias que son patrocinadas, ya estamos cumpliendo con esa meta.

"Pensemos siempre en las niñas y en los niños, no olvidemos nunca que nuestras acciones y palabras los marcan para siempre"

Hemos lanzado una campaña para quedarse en casa sin violencia, preparamos nuestra respuesta para apoyar la educación, pues hay casi un millón de niñas sin asistir a la escuela, el 70% de la niñez de zonas rurales no tienen acceso a internet, computadoras o recursos educativos; también trabajamos una propuesta sobre medios económicos que permitan la subsistencia de las familias. Hemos apoyado también a niñez en condición de vulnerabilidad extrema como son niñas y niños migrantes retornados y privados de la libertad. De ellas y ellos no podemos olvidarnos.

¿Cómo recuperar la confianza para que los padres y madres manden a las niñas y niños a la escuela cuando tengamos un escenario menos complejo en esta crisis?

Honduras tiene un débil sistema escolar: infraestructura deficiente sin equipamiento pedagógico, hacinamiento, pocos docentes, no hay condiciones higiénicas, muchas veces escasez de agua. El escenario se complica porque las madres y padres en algún momento regresarán al trabajo y no hay quien cuide a las niñas y niños. El Estado está obligado a dar respuestas confiables que protejan a la niñez para que no resurja un brote de la pandemia mucho más fuerte. Fomentar el respeto y la responsabilidad en la escuela serán valores clave para regresar.

¿Las madres y padres cómo pueden ayudar a las niñas y niños en el confinamiento?

La empatía es un buen comienzo, ponernos en el lugar de las niñas y niños. Preguntemos cómo se sienten, a qué tienen miedo, cómo superar juntos la pandemia. Hay que compartir, hablar mucho y no angustiarse porque las niñas y niños no cumplen totalmente con el currículo educativo. Aprovechemos para que, como padres, nos convirtamos en los maestros de las hijas e hijos. Las madres y padres somos los primeros mediadores y pedagogos; podemos retomar el papel de enseñar, de aprender juntos.

También es una oportunidad para acercarse a la lectura, eso nos ayudará a desarrollar habilidades autónomas de aprendizaje. La cuarentena elevó el trabajo doméstico y eso recae en las niñas y en las mujeres. El trabajo infantil doméstico perenniza los roles y estereotipos de género. Aprendamos en la cuarentena a compartir las tareas de la casa, expresémonos, aprendamos a escuchar, juguemos, protejámonos, no tengamos miedo de denunciar si somos víctimas de violencia doméstica. Pensemos siempre en las niñas y en los niños, no olvidemos nunca que nuestras acciones y palabras los marcan para siempre. Padres y madres debemos y podemos asegurar que la casa se convierta en un hogar que enseña y protege. Que fomenta la autoestima y la seguridad de las hijas y los hijos.