30 años de la Convención: Grandes logros, pero aún grandes desafíos

20 nov, 2019 - 4 min


  • A nivel nacional, el 28% de las mujeres unidas que tienen entre 15 y 49 años iniciaron la convivencia siendo menores de 18 años. Esta proporción varía según las regiones del Perú: en Loreto llega hasta un 50%.[1]
  • El 86% de las niñas que se unieron entre los 10 y 15 años eran menores de edad cuando nació su primer hijo/a.[2]

La realidad de los derechos de la niñez en el Perú

Este 20 de noviembre se celebra el 30º aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, tratado internacional que reconoce los derechos humanos de los niños y las niñas.

El Perú, fue uno de los primeros países en adoptar la convención y ratificarla el 4 de setiembre de 1990. Pero, ¿qué se ha cumplido hasta la fecha?

Un gran avance logrado en el país, es la creación del Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia 2012-2021 – PNAIA 2021, instrumento que orienta la acción del Estado y de la sociedad civil hacia el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes (NNA).

Durante la última década, ha habido avances en el ámbito de la reducción de la desnutrición crónica y la mortalidad materna, la reducción del uso de castigo físico y humillante, y mejoras en el ámbito educativo, con políticas a favor de la interculturalidad.

Asimismo, el currículo escolar integra el enfoque de igualdad de género, con el objetivo de erradicar estereotipos dañinos sobre hombres y mujeres, buscando la igualdad de oportunidades para niñas y niños.

Además, para garantizar que las adolescentes embarazadas sigan estudiando, se creó la Ley Nº 29600 que fomenta la re inserción escolar por embarazo y que modifica el Artículo 18º de la Ley N° 28044, Ley General de Educación. Ello permite que las adolescentes embarazadas puedan continuar con sus estudios, por medio de becas y prohíbe cualquier discriminación por su condición.

A la luz de estos avances ¿Cuáles son las brechas? ¿Cuáles son los asuntos pendientes en temas de derechos de la niñez?

Uno de los campos en los que falta mucho por recorrer es la cuestión de los derechos sexuales y reproductivos, por ejemplo, las altas tasas de embarazo adolescente, la limitada educación sexual integral en las escuelas, y la poco conocida pero dramática situación de las uniones tempranas y forzadas de niñas y adolescentes en el país.

 

Embarazo Adolescente

 

Las uniones tempranas y forzadas[3], son una realidad para muchas  adolescentes del Perú. Según el estudio impulsado por Plan International y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), a nivel nacional, el 28% de las mujeres unidas que tienen entre 15 y 49 años iniciaron la convivencia siendo menores de 18 años. Esta proporción varía según las regiones del Perú; en Loreto llega hasta un 46%.

Este contexto vulnera el Artículo 15º del Código de los Niños y los Adolescentes, y los Artículos 24º y 29º de la Convención de los Derechos del Niño, en los que se establece que niños y niñas deben tener acceso a una educación con igualdad de género, planificación familiar y salud sexual y reproductiva.

Una de las características descrita por el estudio, es que los padres muchas veces dan a sus hijas mujeres, en unión con hombres mayores, por una diferencia entre 3 y 4 años, para que puedan acceder a una mejor calidad de vida. Sin embargo, la realidad es diferente: 3 de cada 4 adolescentes unidas entre 15 y 17 años son muy pobres o pobres. Además, el 86% de las niñas unidas entre los 10 y 15 años fueron madres adolescentes. Y la mayoría de las niñas unidas tempranamente dejan la escuela. Especialmente, en las zonas rurales, donde 3 de cada 10 adolescentes – unidas entre 10 y 15 años – son analfabetas. No es una casualidad que Loreto sea la región en la cual se tiene la tasa más alta de matrimonios y uniones forzadas[4], en menores de edad, y también el mayor porcentaje de embarazo en adolescentes[5].

 

Programa ¡Decidamos Ya!

Ante esta realidad, Plan International, en línea con su estrategia país, tiene como uno de sus objetivos, que al 2022, los y las NNA puedan ejercer sus derechos sexuales y reproductivos de manera informada y responsable, con autonomía progresiva de acuerdo a su edad y pertinencia cultural.

Mediante el proyecto “¡Decidamos ya!: Reducir en embarazo adolescente en Loreto”, se busca que las adolescentes tengan mayor poder en el ejercicio de sus derechos a la salud y a sus derechos sexuales y reproductivos. Empoderando tanto a las niñas como a las autoridades, a través de talleres de capacitación y escuelas de formación, se espera poder reducir el número de embarazos adolescentes en la región e incrementar el número de mujeres jóvenes empoderadas.

Plan International, entiende que el embarazo adolescente está conectado a la violencia sexual que sufren las niñas y adolescentes, y en ese sentido también desarrolla acciones de prevención de la violencia en Piura, Cusco, Lima, Loreto y Tumbes, donde las niñas y los niños son promotores del cambio. Además, es miembro del Grupo Impulsor para poner fin a la violencia de los niños, niñas y adolescentes (NNA) en el Perú, donde 20 organizaciones coordinan acciones para promover los derechos de NNA, en diferentes áreas y regiones del país.

Aún falta mucho por recorrer para asegurar el goce de los derechos de las niñas y los niños en igualdad; por lo que es tarea de todas y todos mantener vivo el espíritu de la convención por los derechos del niño, y seguir difundiendo y promoviendo este compromiso internacional como una prioridad del Estado.


Referencias:

[1] ENDES, 2017

[2] UNFPA, Plan International – Junio, 2019. Las adolescentes peruanas en matrimonio o unión: Tradiciones, desafíos y recomendaciones.

 

Datos:

[3] Definiremos como “uniones tempranas y forzadas”, a las uniones de niñas y adolescentes menores de 18 años con hombres mayores o menores de edad, en las que, por presión familiar o de las comunidades, debido a las desigualdades estructurales de género, ellas son obligadas a una vida en pareja que no necesariamente implica una elección por su parte. (Unfpa, Plan – 2019)

[4] En Loreto el 50% de mujeres unidas que tienen entre 15 y 49 años iniciaron la convivencia siendo menores de 18 años. La media nacional es del 28%.

[5] Según los datos ENDES 2017 el 30.4% de adolescentes entre 15 y 19 años de Loreto, son madres o están embarazadas: la media nacional es del 13.4%